Se amarró una soga al cuello y la amarró a una gran roca, ingirió veneno, se prendió fuego, salto a un precipicio y se disparó mientras caía y no murió, pero…¿Que lo mató?

download (1)

 

En 1998 un Francés trato de suicidarse de un modo muy especial. Se situó al borde de un acantilado, se ató una soga al cuello y la amarró a una gran roca. Después ingirió veneno, se prendió fuego y mientras saltaba desde el acantilado se disparó un tiro a la cabeza. Pero la bala no dió en el blanco, sino que cortó la soga y el hombre cayó al mar vivo, el agua apagó el fuego y de tantas sacudidas vomitó el veneno. Pero al final logró su cometido, murió de hipotermia horas después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s